Facebook  Facebook  Facebook
T. 605 759 635

Terapias energéticas

La medicina energética considera al hombre como un microcosmos que forma parte de un macrocosmos. Así los mismos principios que determinan el flujo de energía en el universo deben ser aplicables al sistema energético humano.

 

Todo lo que nos rodea emite una vibración. Esta es como el pulso de la vida y de la existencia. No hay nada en el universo que escape a esta premisa.

 

Es decir todo, ya sea visible o invisible a los ojos emite una vibración, más alta cuanto más sutil e intangible, más baja cuanto más densa y material…Plantas, animales, objetos…. etc. Tienen su propia frecuencia…

Las personas, también emitimos nuestra propia vibración. Ésta puede variar según el grado de estancamiento energético o no que tengamos en una parte del cuerpo.

 

El universo se halla en un equilibrio dinámico, es decir de cambio constante, entre polaridades de expansión-contracción.

 

En la medida que el equilibrio de estas fuerzas esté presente en nuestros pensamientos, emociones, sentimientos… la energía fluirá por nuestro cuerpo físico con total libertad y gozaremos de buena salud a todos los niveles.

Sin embargo, cuando se rompe el equilibrio y la armonía, (estrés, dieta inadecuada, actitud negativa y otros factores adversos) empiezan a aparecer bloqueos. En una zona bloqueada, con el tiempo se crean estancamientos energéticos que finalmente provocan la enfermedad.

 

El frío, el calor, la humedad y la sequedad también son energías (cada una con su propia vibración). Estas energías se encuentran, tanto en el medio que nos rodea como en el interior de nuestro cuerpo.

Cuando cualquiera de estas energías (frío, calor, humedad o sequedad) penetran en nuestro organismo de una manera tal que éste no es capaz de defenderse con su sistema de defensas, se produce un desequilibrio, que es el responsable de ciertos trastornos y/o enfermedades.

 

Es entonces cuando el propio cuerpo necesita de un estimulo externo, para recuperar o reactivar su propio sistema defensivo.

www.maiteromero.com